Llámanos al... 911 111 024

Login


Register | Recover Password

Coches de renting, guía básica para particulares

¿Estás pensando en comprar un coche? ¿Te has planteado alguna vez la posibilidad de hacer renting? Esta moderna modalidad puede serte de gran utilidad si quieres manejar un coche ahorrándote una suma importante de dinero frente al pago al contado y sin necesidad de tener que abonar la cuota del seguro o pagar por las reparaciones y revisiones del vehículo pero, ¿En qué consisten exactamente el renting para particulares? ¿qué ventajas tiene el renting de coches?

¿Qué es el renting de coches para particulares?

El renting de coches para particulares es un tipo de alquiler de coches de larga duración con una serie de características especiales que lo hacen diferenciarse de otros alquileres. Para optar a él se debe firmar un contrato con una empresa o con una marca fabricante de vehículos mediante el cual se concede el usufructo de un determinado coche durante una cantidad de tiempo determinada, normalmente entre 1 y 4 años de duración.

Actualmente, la oferta de renting para particulares es una opción que está disponible en la gran mayoría de las marcas, como por ejemplo el renting para Mercedes o el renting para Porsche. Pero también para Seat, para Audi, Volkswagen y cualquier otra marca. Por otro lado, lo podemos encontrar en prácticamente la totalidad del territorio español, incluidas las Islas Canarias.

¿Qué ventajas tiene el renting para los particulares?

Como ocurre para las empresas, así como para los trabajadores por cuenta propia que deciden hacer uso de este tipo de alquiler, el renting para particulares supone tener la posibilidad de estrenar un vehículo nuevo cada cierto tiempo sin necesidad de tener que comprarlo o pagar por él una elevada suma de dinero. De hecho, al poder optar a una renovación del coche cada vez que finalice el contrato, se podrá estrenar los vehículos más modernos y disfrutar de las últimas prestaciones.

El renting de coches tiene una serie de ventajas para los contratantes de este servicio, las cuales se acuerdan directamente con la empresa encargada de ofrecer el contrato. Por ejemplo, al alquilar un coche mediante renting no tienes que preocuparte por contratar paralelamente un seguro adicional y pagar las cuotas por él, ya que este viene incluido en el servicio de renting y la parte proporcional de sus cuotas se deduce del coste mensual del servicio. Es la empresa quien se encarga de abonar el importe a la compañía aseguradora. Normalmente el seguro suele ser a todo riesgo sin franquicia, incluyendo los siniestros y robo.

Otro de los beneficios de hacer renting es que la empresa arrendadora se hará cargo del importe de las revisiones mecánicas del coche, así como de las posibles reparaciones de averías o de los cambios de neumáticos. El plazo para cambiar estos últimos se fija de acuerdo a los servicios que se incluyen en el contrato, en el cual se especifica el total de la cuota mensual —que se calcula según la duración del mismo, el tipo de vehículo, el límite de kilómetros que se realizarán al año y todos los servicios aparte (en internet puedes encontrar varios simuladores de renting de coches para hacerte una idea aproximada de la cuota a pagar)—. Es decir, la empresa suele hacerse cargo de prácticamente todos los gastos del coche a excepción del combustible, las multas o las reparaciones de daños ocasionados por un uso inadecuado del vehículo.

Otra de las principales ventajas para los particulares a la hora de hacer renting de coches, es que el servicio incluye una sustitución del vehículo en caso de avería o accidente. Sin olvidar la asistencia en carretera o el servicio de reclamación de multas hasta agotar la vía administrativa.

Por último, merece la pena destacar que, en el caso de los particulares, solo necesitan aportar las 3 últimas nóminas y la declaración del IRPF para poder optar a este servicio, mientras que las empresas o los trabajadores autónomos necesitan aportar mayor documentación.

¿Qué es mejor el renting o el leasing para particulares?

A diferencia del renting, el leasing es otro tipo de alquiler de coches con el cual una entidad financiera adquiere el vehículo que posteriormente será alquilado al particular. Este deberá pagar unas cuotas fijas o variables por él —dependiendo del contrato—. La diferencia principal, es que el particular deberá pagar toda la vida útil del coche, sin incluir el seguro, las reparaciones y todos los gastos que puedan derivarse de su uso, pues estas corren a cuenta del cliente.

No obstante, cuando quede una única cuota por él, el usuario tendrá la opción de comprarlo pagando un valor residual que proviene de la diferencia entre el precio que pagó la entidad financiera por él, más los intereses del contrato, y la cantidad del dinero que ya ha abonado el usuario. La diferencia frente al renting en esta cuestión radica en que para poder comprarlo necesita esperar a que el coche cumpla la vida útil, que normalmente se comprende entre los 10 y 12 años, mientras que en el renting de coches, la opción de compra no necesita tanto tiempo.

Estrenar coches de gama alta

Otra de las ventajas principales de contratar el servicio de renting es nos permite usar el coche que siempre hemos soñado y darle uso como si fuera nuestro, disfrutando de las mejores y más modernas prestaciones. Así pues, podemos optar a los mejores coches del mercado. Actualmente el renting de Mercedes y el renting de Porsche se ha popularizado considerablemente. El servicio más popular suele recaer en el renting de Mercedes Clase A, aunque también en el renting del Porsche Macan.

Comprar coches usados de renting

Si estás pensando en comprar un coche y primero quieres probarlo, el renting puede serte de gran utilidad ya que, una vez que finalices el contrato con la empresa, podrás optar a su compra. Así mismo, en las diferentes empresas y marcas suelen haber ofertas de ocasión para particulares, empresas y autónomos que quieran comprar coches que ya han sido utilizados para el renting. Lo bueno de ello es que estos vehículos suelen estar en muy buen estado, ya que las empresas se encargan de revisarlos y repararlos previamente en caso de que sea necesario, su precio es más reducido y, además, suelen ofrecer algún tipo de garantía.

TRANSLATE